14 octubre 2010

Tardes de lluvia

El pasado martes se nos chafó la excursión a la montaña porque no paró
de llover en todo el día.

Lo sustituímos por una comida de amigotes en casa de uno de nosotros
(mantendré su anonimato, claro está), y cuando llegó la hora del café,
nos sorprendió con este invento, que parece traído directamente del
siglo pasado...

3 comentarios:

Colines dijo...

Primero!. Por un momento pensé que me había equivocado de blog, ¿The English Russia?

anisakis dijo...

Pero el café estaba bueno?

Diego dijo...

No conocía English Russia, Colines...
Muchas gracias por iniciarme...

el café salió regu, anisakis, pero bueno, la compañía lo mejoraba...