25 octubre 2008

Japón meets Cuenca (I)

Los yenes que me quedaron sin gastar en la Suica, me los fundí en
pijoterías culinarias de bajo coste y alto riesgo.

Con ustedes, la primera, que ha resultado ser una especie de conserva
agridulce de rico sabor.

3 comentarios:

Falken dijo...

Anda caballa en salsa agridulce!
Que icaaaaaa

sabrina dijo...

uhmmmm.... estaba bueniiiiiisima

martin dijo...

Jo que guay!! que envidia!!
Tenias que haber traído latas gigantes japoneas del Makro de Tokio