19 agosto 2012

La culpa la tiene Ramón


si, si... como lo oyen... la culpa la tiene Ramón.

Vas inocentemente a animarlo en el IRONMAN de Zurich, y piensas en lo que te gustaría hacer una cosa así, lo emocionante que debe ser cruzar la meta después de casi 10 horas (que yo tardaría 15 o 20, claro). 


Luego te vas con él a ver el Triatlon de Cuenca, que compiten sus chavales de la Trischool Cuenca, y ya te acaba de picar el gusanillo… y empiezas a darle vueltas a la cabeza…

Y si me preparo un triatlón? 
Porque la verdad es que tiene una pinta de miedo ( y eso me daría una buena excusa para comprarme cosas chulas, como un buen pulsómetro con GPS, una bici de carretera como Dios manda, con carbono hasta en el bidón), y de paso me pongo como el vinagre…

Venga, va, pues me lo preparo... y qué sea lo que Dios quiera...

2 comentarios:

Martín Sánchez dijo...

Si tu haces un triatlón, yo hago un triatlón. Eso es así.

Martín Sánchez dijo...

Y lo de gastar no es necesario, te puedes pillar una bici decente de segunda mano y un neopreno barato, no seas malgastador!